16/9/19

EL FERRY "AUDACIA" COMUNICARÁ VIGO CON IRLANDA E INGLATERRA


Los motoristas que desde la esquina del Noroeste peninsular, próximos a la costa atlántica y alejados de casi todo, echamos miradas libidinosas a los mapas de las Islas Británicas, en tanto el desánimo cunde por antojarse inalcanzables, tenemos hoy una noticia ilusionante.

A partir del mes de noviembre, Vigo estrenará una maravillosa conexión marítima por medio de tres escalas semanales, mediante el ferry "AUDACIA" que nos unirá a Cork (Irlanda) y Plymouth (Sur de Inglaterra), para regresar a continuación nuevamente a Vigo.


Muelle de salida: Rampa de la Autopista del Mar, situada en la Terminal RO-RO del Muelle de Bouzas (Puerto de Vigo).

Frecuencia: Tres salidas semanales por cada puerto.

Duración del Trayecto: 26-28 horas.

Precio del pasaje: 225 €, ida-vuelta, incluido el precio de camarote y coche o moto.

El AUDACIA es un ferry de 200m. de eslora y 26m. de manga, con capacidad para 400 vehículos y 700 pasajeros, que ofrece un alto nivel de confort de los camarotes, así como muy buenos servicios a bordo para ocupar las horas de travesía.

A medida que las compañías operadoras vayan concretando la información, desde YAMAJOS le daremos la merecida difusión.

Hasta pronto.






14/8/19

PASEO POR MONTES DE COVELO

Esta es la crónica de un paseo vespertino aprovechando las temperaturas inusualmente moderadas del mes de agosto, que incitan a coger la moto y echarse a la carretera.

En esta ocasión he tomado la carretera desde Vigo por la N-120 que nos une a Logroño y al llegar a Paraños, ya en el Concello de Covelo giro a la izquierda por la carretera PO-5107. Transcurridos 6 km. estamos en la casco urbano, presidido por un cruceiro monumental, el segundo más importante de Galicia, después del situado en Hío, en la península del Morrazo, frente a Vigo.

La historia de este cruceiro, (obra de José Cerviño) ha sido profusamente investigada por D. Maximino Fernández Sendín, que ha realizado un riguroso estudio, así como posteriores ponencias y actos de divulgación vinculados al mismo.


Sigo ruta por la carretera PO-261 hasta alcanzar Maceira. Una pequeña pero muy bonita aldea construida en granito donde pueden observarse varias casas muy hermosas, provistas de galerías y balcones ricamente adornados, aunque alguna de ellas se encuentra en estado de abandono. Se trata de un pueblo con un encanto especial.

En el centro de Maceira giro a la izquierda por la carretera PO-255. Por una estrecha, sinuosa, pero muy bonita carretera desciendo 2 km. hasta rebasar un puente sobre el Río Tea, el más importante de esta comarca, donde numerosos bañistas están disfrutando  plácidamente de la tarde

Nada más pasar el puente giro otra vez, en esta ocasión a la derecha, por la carretera provincial EP-5105 en dirección Fofe y A Graña.

Siguiendo esta carretera y transcurridos aproximadamente 5-6 km., me desvío momentáneamente para visitar una vez más la Rectoral de Fofe, un armoniosa casa de turismo rural.


La belleza de la casa, así como la ubicación privilegiada dominando en Valle de Tielas confieren un ambiente tranquilo y mágico a este lugar, mucha veces visitado anteriormente.

Regreso sobre mis pasos para retomar el suave ascenso en dirección a A Graña, el destino final de la excursión de hoy. La carretera desde Fofe es ya de un solo carril y discurre entre arboledo, Debido a la altitud que vamos ganando ya se percibe un agradable fresquito, ideal para disfrutar de la moto y del paisaje.

A Graña es un pueblo situado a 750 m. de altitud, relativamente aislado y donde sus habitantes gustan y disfrutan de ese "aislamiento" voluntario que asumen como positivo. Los árboles desaparecen y dan paso al matorral y pastizales, donde es muy abundante durante todo el año el ganado en estado de libertad, tanto vacuno como caballos. Esta es sin duda una comarca "vaquera".


Me detengo a fotografiar la aldea y posteriormente subo hasta la iglesia situada en una colina elevada. Al cruzar el pueblo numerosos vecinos que están disfrutando las vacaciones se hallan reunidos en la terraza del bar del pueblo y responden muy educadamente a mi saludo.

Observo en los balcones de algunas casas como conviven banderas de Galicia, de España, de México o Venezuela, como tributo a esos países que les han acogido en sus periplos migratorios.

Alcanzado este punto retorno por las mismas carreteras disfrutando de una agradable tarde veraniega y poniendo cuidado en el posible encuentro con animales sueltos, que en esta ocasión no se han dejado ver.

Hasta pronto

31/7/19

MONTES DE BAIONA

Aprovechando la tarde soleada aunque fresquita decidimos visitar en moto los montes aledaños a Baiona. En toda la franja litoral  hasta llegar a Baiona hay mucho tráfico y especialmente en periodo estival debido a la presencia masiva de turistas y visitantes.

Baiona ostenta el privilegio de ser la primera población del Viejo Mundo en conocer la existencia de América debido a que fué ahí donde arribó la Carabela La Pinta capitaneada por Martín Alonso Pinzón el día 1 de marzo de 1493 para dar a conocer el descubrimiento.

En la gasolinera situada en la entrada de Baiona tomamos el desvío a la izquierda para enlazar con la empinada carretera que tras rebasar Baiña asciende hacia los montes de A Grova. Así dejamos las aglomeraciones para circular entre pastos y pinares, donde muy pronto encontramos los primeros caballos salvajes, muy comunes en esta zona. La carretera tiene buen firme y es una gozada transitar con tranquilidad por esta zona tan próxima y a la vez tan bella.

En la zona de O Cortelliño hacemos una parada que es obligatoria por las vistas que nos ofrece de la desenvocadura de la Ría de Vigo. Observamos en primer plano la península fortificada donde se asienta uno de los Paradores de Turismo más bonitos de este país, el Parador de Monte Real.

En segundo término se divisan los islotes de Las Estelas y como fondo tenemos las Islas Cíes ( Monte Agudo, O Faro y San Martiño). Las dos primeras unidas por un largo arenal, la Playa de Rodas) que, con la Isla de Ons (al fondo y apenas visible) conforman el Parque Natural Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas.

Desde este mismo emplazamiento y mirando hacia la derecha se halla la Playa de Ladeira y Playa América en segundo plano, con su característica forma de concha y unida por un estrecho istmo al Monte Lourido. Detras está la desenvocadura de la Ría de Vigo nuevamente.

Ascendemos hasta la cima de O Cortelliño y en esta zona abundan las vacas, que igual que los caballos pasan todo el año en la montaña. Desde este punto iremos observando como ambas especies comparten los pastos que a estas alturas del verano son ya escasos.

Rebasamos la pequeña pero encantadora aldea de Torroña y tomamos el desvio a la derecha que nos conduce nuevamente hacia el Océano Atlántico. Descendemos hacia Oia, un pueblo tranquilo y precioso, sacudido durante el invierno por fuertes temporales.

Encima del muro del malecón de Oia está el Monasterio cisterciense fundado en el Siglo XII, que a pesar de haber sido declarado Bien de Interés Cultural en el año 1931, nunca ha sido objeto de unas muy necesarias obras de conservación.

Actualemnte este hermoso Monasterio pertenece a una empresa privada y se halla pendiente de obtener las licencias y permisos necesarios para su transformación en un hotel.

Las algas que deposita el océano en el pequeño arenal situado debajo del característico muro son recogidas diariamente por vecinos de la zona para su uso en la industria farmacéutica, aunque se vienen usando tradicionalmente como un preciado abono para los pequeños huertos.

Con tan bellas vistas y una cerveza, ponemos colofón a un bonito paseo por los paisajes de Baiona y Oia.

Hasta pronto.

26/7/19

RIBEIRA SACRA. CARRETERA LU-903

Esta es la crónica de una escapada que teníamos muchas ganas de acometer en moto: llegar desde Vigo a Monforte de Lemos por la N-120, que une nuestra cuidad con Logroño. Desde Monforte tomar la LU-903 que nos adentra en las tierras mágicas de A Ribeira Sacra, allí donde crecen las viñas en abruptas pendientes, en este caso asomadas a las aguas del caudaloso afluente del Miño, el Río Sil.

El último tramo de esta sinuosa y entretenida carretera, que une Monforte de Lemos con Castro Caldelas, está muy frecuentada por los moteros conocedores de la zona. Discurre entra las viñas de la comarca de Doade, en el margen lucense del río Sil donde se elaboran afamados vinos tintos de la variedad mencía.  


Los cuidados de las viñas a lo largo de todo el año y sobre todo durante la vendimia, se llevan a cabo en las vertiginosas pendientes, que obligan en algunos casos a hacer descender hasta el río los capachos de uva, para trasladarlos desde el río a las bodegas. 

Actualmente es frecuente observar sistemas para trasladar los recipientes consistentes en tirolinas o carriles por los cuales la uva hace su ultima "escalada" ya con la ayuda de medios mecánicos.

No obstante y con toda la razón, aquí se habla de viticultura heroica. este calificativo le viene como anillo al dedo por el esfuerzo denodado que supone trabajar en estas pendientes vertiginosas, un esfuerzo recompensado sin duda por la calidad del vino obtenido, pero también por la belleza de un paisaje incomparable.

Varios miradores situados en puntos estratégicos permiten a los visitantes, admirar los viñedos en vistas aéreas debido al pronunciadísimo desnivel. A estos miradores bien señalizados se accede generalmente a través de pistas de tierra, que en nuestro caso disfrutamos llegando en nuestro robusto caballo trail.

El mirador de Pena do Castelo situado en las proximidad de Doade y presidido por el campanario de la Ermita de San Amaro corresponde con la primera foto de esta crónica. Se trata de uno de los más reconocibles y emblemáticos, la foto anterior está realizada asimismo desde este mirador a modo de "Titanic".

En ese caso, la escapada ha sido solamente de jornada y media, razón por la cual para la calurosa tarde reservamos un recorrido en barco desde el embarcadero de Doade (margen lucense del Río Sil). Tripulación, guías y "navíos" dependen de la Diputación de Lugo.

Navegamos alrededor de dos horas contemplando las pronunciadas laderas que se precipitan sobre el río, que seguramente no desmerecen en modo alguno a los fiordos noruegos.

En el margen situado en la provincia de Ourense predomina el bosque autóctono, mientras que en las laderas de Lugo es el viñedo quien domina el paisaje fundiéndose con el río.

Muchas de las antiguas casetas de aperos, donde antaño guardaban los útiles de trabajo para el cuidado de las viñas, han sido reconvertidas por sus privilegiados propietarios en hermosas viviendas dotadas de vistas y emplazamiento incomparablemente bello. 

Concluimos el paseo fluvial al atardecer cuando ya la luz solar no alcanza el fondo del cañón, pero el paisaje mantiene la atención de los pasajeros. Concluido el paseo, tendremos ocasión de escuchar los comentaros de algunos de los compañeros de viaje procedentes de otras regiones, sorprendidos por la belleza y singularidades de esta zona, que muchos de ellos desconocían.

A la mañana siguiente visitamos el Mirador de Matacás situado en el margen ourensano. Está situado en un precipicio desde el que tenemos una vista nuevamente aérea sobre el embarcadero de Doade en el otro lado del río y de las viñas descolgadas al otro lado. Junto con el mirador da Pena do Castelo, quizá son ambos los más espectaculares de esta zona y por lo tanto de visita obligada para admirar las viñas y el cauce del Sil.


Así damos por concluida esta pequeña pero muy bien aprovechada escapada a las tierras de viticultores heroicos y paisajes incomparables. Desde Matacás regresamos a Castro Caldelas, donde pernoctamos la noche anterior, para regresar por la carretera OU-536 hacia Ourense y desde ahí a Vigo.
Hasta pronto.

22/7/19

SANABRIA- RUTA DE LA LAGUNA DE LAS YEGUAS



Esta segunda crónica sobre la escapada a Sanabria tiene como finalidad compartir la segunda ruta realizada en compañía de nuestros senderistas de cabecera (Vladi y Merchi), después de haber acometido por la mañana la perimetral del Lago de Sanabria.

Para la tarde reservamos esta corta e interesante caminata de 3,5 km. que discurre entre la Laguna de los Peces y la Laguna de las Yeguas.
Se trata de una ruta lineal, en la cual una vez alcanzada la segunda laguna (de las Yeguas), deberemos regresar por el mismo sendero hasta el punto de partida. Este punto de partida está situado en el aparcamiento donde finaliza la carretera que tras rebasar San Martín de Castañeda, nos conduce en pronunciada pendiente hasta el anteriormente citado aparcamiento.


El nombre de la Laguna de los Peces encierra en realidad dos mentirijillas: La primera de ellas la evidencia la presencia de un muro de contención, razón por la cual se trata de una presa y no de una laguna.
La segunda mentira (que nosotros no hemos podido verificar) es que en sus aguas no hay presencia de peces, si bien es cierto que tuvimos la oportunidad de observar garzas, habitualmente asociadas a zonas acuáticas provistas de peces.

El sendero, magníficamente señalizado con mojones pintados de color celeste, está franqueado por matorral bajo, fundamentalmente carqueixas y carpazos, así como en esta época del año por abundante y suculenta hierba en la que a lo lejos divisamos ganado vacuno pastando.


Después de un agradable paseo de alrededor de 45 minutos de duración, divisamos la Laguna de las Yeguas, entre la delicada silueta de las colinas, ya iluminadas por las luces bajas del atardecer. En esta segunda laguna sí apreciamos la presencia de abundantes y diminutos pececillos que no se asustan de nuestra presencia.


 La estupenda panorámica invita a detenerse para contemplar el paisaje con traquilidad junto a las monumentales "mariolas" en las que caminantes que nos han precedido han ido amontonando piedras.



Ya de regreso, continuamos disfrutando del relieve de las colinas que las luces bajas del atardecer van moldeando. También  de los exquisitos y delicados colores de estas bellas zarzas de montaña y observados de forma permanente por aguiluchos cenizos que nos sobrevuelan. 

Con una última estampa de las tranquilas aguas de la Laguna de Los Peces, concluimos esta breve pero muy recomendable ruta.

EL PUENTE- SANABRIA

En la carretera que comunica Puebla de Sanabria con el Lago y todas las poblaciones situadas en el entorno, destaca El Puente, situado a orillas del Río Tera.
Es evidente que Puebla de Sanabria sobresale con indiscutida diferencia como el lugar de referencia en todos los sentidos, pero El Puente está dotado de abundantes servicios de hostelería con capacidad para atender con eficacia las demandas de la concurrida presencia de turistas y viajeros.

Por esa razón nos ha sorprendido negativamente que este pueblo bonito y estratégicamente situado, perteneciente al municipio de Galende, esté muy descuidado, con el pavimento de la bonita plaza central lleno de remiendos de chapapote.

En un establecimiento observamos casualmente un mural con la fotografía del puente antiguo y debimos preguntar para localizarlo, como consecuencia de la absoluta ausencia de señalización. Una vez que localizamos el puente, nos sorprendió su belleza pero nos resultó complicado superar la maleza y alcanzar un lugar en la orilla desde donde poder admirarlo, porque se trata de un monumento histórico merecedor de mejores atenciones y señalización por parte de los representantes municipales con competencias en la materia. Aquí la pretendida competencia parece tornarse en incompetencia.

Dicho lo cual, y tras este apunte negativo, concluimos una agradable escapada a la maravillosa comarca de Sanabria, prolija en patrimonio histórico y natural.
Hasta pronto.