6/4/12

SENDERISMO POR CORTEGADA (OURENSE)



Vladi y Merche nos conducen esta vez para compartir con nosotros otra interesante ruta de senderismo. En el antiguo pero armonioso Balneario de Cortegada situado sobre las aguas tranquilas del Río Miño, tiene inicio la ruta.





La provincia de Ourense es prolífica en manantiales termales, casi todos ellos merecedores de una visita. También son muy abundantes y casi siempre muy bien señalizadas las rutas de senderismo, además la práctica totalidad de ellas discurren en espacios naturales de gran interés.









Después de las habituales fotos en el punto de partida, comenzamos la ruta siguiendo el cauce del río en sentido ascendente, por describirla de algún modo, porque se trata de una ruta de alrededor de 10 km sin apenas dificultad, casi toda ella llana y con entretenidas vistas hacia el Miño.


Solamente en dos tramos del trayecto encontramos ligeras pero cortas pendientes, muy bien resueltas con escalones de troncos.


Desde varios puntos del recorrido puede divisarse a nuestra espalda el Balneario de Cortegada de líneas decadentes, que vamos dejando atrás.


La buena educación es gratis, pero no para todo el mundo. Resulta incomprensible que personas que en principio deberían venir a disfrutar de la naturaleza y la belleza exquisita de espacios como éste, dejen abandonados los residuos con absoluto desprecio a las más elementales normas de urbanidad. Tendremos que plantearnos en el futuro llevar bolsas y guantes para recoger lo que otros impresentables van arrojando.





Este sendero, está muy bien señalizado y dispone de varios paneles informativos sobre la fauna y flora que habitan el frondoso bosque por el que discurre. Es particularmente abundante el laurel y en menor medida los robles y alisos, estos últimos en la ribera del río.


La ruta cruza en poblado abandonado de "A Barca", en su día importantísima área de servicio en el Camino Real a Castilla (la principal vía de comunicación con la Meseta).


Los habitantes del pueblo disponían de un servicio de embarcaciones con el que cruzaban el río para transportar las personas y mercancías que transitaban el Camino Real.


Esta antiquísima y muy bien tallada fuente servía de abrevadero para las caballerías de carga y para refresco de los abundantes transeúntes.





La vegetación y el olvido invaden ahora este asentamiento en su día privilegiado y superado como centro de comunicaciones por la construcción de puentes.

A pesar de haber soportado un invierno inusualmente seco, los primeros brotes empiezan a aflorar en los reinos del bosque con la llegada de la primavera.


Y brotan también las pasiones propias de esta estación, que anuncia el regreso de la luz y la alteración de la sangre.




Alcanzamos el punto de partida reencontrándonos con el cristalino cauce del Miño, en el que se reflejan viejos y en otro tiempo incansables molinos.
Sobra comentar que es innecesario desplazarse en largas distancias para encontrar y disfrutar de rincones relajantes, y mucho menos cuando la compañía es tan agradable.
Ruta recomendable sin lugar a ninguna duda
Hasta pronto.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Ruta muy bonita y parece bastanta cómoda. Las fotos como siempre estupendas. Muy oportuna la de los sapos, se ve que vais pendiente de todo lo que hay en el entorno y no se os escapa nada. Saluditos.
LILÍ

CARLOS dijo...

Preciosa ruta y que sol. Estos días aquí estamos sumergidos en agua y nieve. Preciosa la foto de los sapos. Un enorme saludo.

destrodelto en moto dijo...

Enclave privilegiado, lastima de tanto desaprensivo que hay tambien por el monte.
Un saludo.

Ana Tenerife dijo...

Precioso paseo y ¡¡¡FOTAZAS!!!

Ana Tenerife dijo...

Por fin he conseguido poder comentar tu blog (me abri una cuenta e gmail y todo).bss cuñado

Slow Rider dijo...

Preciosos recorrido.. gracias por compartir..
Lo de la educación es algo que tenemos que hacérnoslo mirar ;)
V´ss

Vadio da XT, Lda dijo...

Lindo...

gracias por compartir

Edgar