15/2/12

ESCAPADA AL FRIO- ESKIMÓS 2012


Espoleado por la curiosidad, decidí experimentar personalmente el ambiente de una contentración de moteros y que además fuese invernal.

Pingüinos no me atrae por la masificación, alrededor de 40.000 motos que vienen reuniéndose los últimos años en las proximidades de Tordesillas es algo agobiante para mí.

Sin embargo la concentración de Eskimós en una atmósfera más sosegada, y a tenor de la información consultada, ubicada en las alturas de a Serra da Estrela, parecía más sugestiva.



Desplazarse a una concentración de este tipo requiere contar con equipo adecuado para protegerse del frío, tanto para la moto como la indumentaria personal. Mientras me documentaba, hallé el blog desenfadado de Motopunki, que entre un montón de entradas interesantísimas, contiene una con 25 consejos para sobrevivir a Pingüinos. Me fue de grandísima utilidad.



Desde la salida, la temperatura fue descendiendo progresivamente. Al entrar en la provincia de Ourense, hasta las primeras estribaciones de la Serra da Estrela, rebasando Gouveia, al SE de Viseu, estuvieron siempre por debajo de los 5º.

Pero las gélidas temperaturas han estado compensadas por el sol expléndido en el ascenso por la sinuosa y bonita carretera. Lástima que el paisaje de esas expléndidas montañas haya estado asolado por sucesivas oleadas de incendios estivales que las han dejado escuálidas.
Solamente en las inmediaciones del Camping de o Val do Rossim reaparece el pinar que se ha salvado de la inquina de los pirómanos impresentables.



Tras 430 km. de ruta llegué por fin a la zona de concentración, a 1400 m. de altitud y nos metimos en todo el meollo de la concentración, entre motos, tiendas y las imprescindibles hogueras.



Entre todos los moteros, encontré a los miembros del Motoclube XT Portugal. Edgar es el situado a la izquierda de la foto y desde ese momento no dejó de interesarse en todo momento por si necesitaba algo.
Los hermanos portugueses son hospitalarios y buena gente, pero este motero cuyo blog tengo enlazado, es el paradigma del espíritu solidario.




Reservé por Internet desde Vigo alojamiento en Sabugueiro, el pueblo más alto de Portugal.



Es un pueblo serrano con varias hospederías, que con carácter general disponen en la planta baja de tiendas donde venden artículos de piel y lana, licores espirituosos, miel y el queso de oveja de muy buena calidad tan característico de esta zona montañosa.



De regreso a la zona de concentración y acampada, se van animando los grupos alrededor de las hogueras, algunos de ellos muy bien organizados con cocinas de campaña y un buen surtido de viandas.




Con las primeras horas de la noche bajo a Sabugueiro a dormir. Por la mañana temprano regreso a la zona de operaciones con temperatura de -6º y un viento que acentúa más si cabe la sensación térmica.

Ahí descansa la viajera Vtrom de Roberto, también enlazado en este blog y que ha realizado numerosos e interesantísimos viajes por Europa adelante, magnificamente narrados en su página web.





Me pierdo voluntariamente contemplando las monturas dispares de los asistentes, desde las XT puras, vistosas y elegantes custom...


hasta las polifacéticas y abundantes trail, algunas de ellas evidenciando numerosos viajes en las muescas, que en forma de pegatinas lucen en sus maletas.


En una esquina está el campamento de tres cordiales camaradas del Bierzo, con los que también tuve ocasión de compartir un buen rato de conversación.



Hacia las 12 del mediodía, se empieza a desmontar el campamento y cargar las monturas. Nos vamos despidiendo deseándonos un regreso tranquilo. Algunos ya se citan para la próxima edicción.

El frío y las duras condiciones de esta invernal no parecen asustar a estos rudos veteranos.



Antes de partir, Edgar hace gestiones con la organización y los moviliza para que me entreguen un trofeo de reconocimiento por haber acudido en solitario desde Galicia.

Espero encontrarme más veces con este amigo, solo por haber tenido la oportunidad de conocerle, habría valido la pena este viaje.

Antes de despedirnos nos hacemos esta foto con la que quiero reconocerle y agradecer una vez más todas las atenciones que me dispensó.



Ya de regreso, aprovecho para mostraros esta imagen la la "cabeza de vello"



Y como no, una foto a esta venerable veterana que no dió una sola muestra de desfallecimiento pese a las condiciones extremas.

La experiencia ha sido gratificante y el ambiente respetuoso y muy solidario. Digna sin duda de vivirla al menos una vez, aunque nada tan reconfortante como los viajes habituales recogidos en este blog.

Un abrazo agradecido a los camaradas portugueses y hasta pronto.

6 comentarios:

CARLOS dijo...

Estos días son de mucho frío aquí también, buen ambiente motero. Un saludo.

Slow Rider dijo...

Una experiencia interesante sin duda ;)
Me alegro la hayas saboreado.

Slow Rider dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Vadio da XT, Lda dijo...

Hola

Es muy gratificante ver esta historia acerca de los Eskimós
y más aún cuando se siente tanto afecto por el evento ocurrido
Gracias por la liberación de este fin de semana ...

Fueron tres días de mucho frío ... pero donde la amabilidad hace una gran diferencia ...
Vivía en un buen espíritu ... que valió la pena,
Sólo echaba de menos la nieve

ABRAZOS
y SALUDOS

Edgar

yulius dijo...

Otra nueva experiencia en tu haber y añadiendo nuevos conocidos que en esas situaciones son de agradecer.
Seguro que has disfrutado.
Un saludo

Vadio da XT dijo...

Hola Amigo

Pido disculpas por no contestar a su año nuevo SMS...
pero fue roto en el teléfono

Espero conocerte otra vez en Eskimós de 2013...
Espero que está bien con usted, su familia... y la engolidora de millas XJ

Saludos

Edgar