6/12/10

Sanabria


Las predicciones para todo el Puente de la Constitución en el NO no podían ser mucho peores. Una ola de frío con precipitaciones de nieve por encima de los 200 metros hasta el viernes y lluvias intensas a partir del sábado, no invitaban para nada a salir de casa.
La moto estaba descartada en esta ocasión, por la cruda meteorología en primer lugar, y porque se halla convaleciente esperando un nuevo amortiguador trasero.

Ignorando tan negativos augurios, reservamos una cabaña en Mercado del Puente, a 5 km. de Puebla de Sanabria y a primera hora del sábado salimos de Vigo divisando las primeras nieves muy pronto.

En los límites con Castilla y León, en los puertos del Padornelo y la Canda ya encontramos hielo en los arcenes y en el carril izquierdo, menos transitado, pero llegamos sin dificultad a nuestro destino.

En el recinto donde está ubicado el complejo de cabañas sí había abundante nieve, la cabaña que nos tenían asignada es la situada en el centro.


Dejamos equipaje y después de comer subimos hasta el Lago de Sanabria que estaba especialmente bonito con los alrededores cubiertos de nieve. Como aquí no se aplica la restrictiva Ley de Costas, algunos privilegiados tienen su casita al borde del lago, embarcadero incluido.


Desde la orilla del lago retrocedemos para subir hasta San Martín de Castañeda, donde visitamos el Monasterio con la oficina de turismo anexa a éste.


Del ábside del Monasterio cuelgan amenazadores los carámbanos de hielo mientras unos terneros observan con curiosidad la nieve que oculta los pastos.

Como no resulta prudente continuar ascendiendo hasta la cota de 1700 metros, donde se encuentra la hermosa Laguna de los Peces, que ya habíamos visitado en moto hace dos años, decidimos acercarnos a Puebla de Sanabria que también conocemos de esa anterior ocasión, pero que nos había gustado mucho y en consecuencia nos apetecía visitar nuevamente.

Un bonito y gélido paseo por las calles peligrosamente cubiertas por cristales de hielo en algunas zonas, entre tiendas de productos autóctonos y artesanía.



Las calles que llevan a la plaza son empinadas y las aceras están escalonadas. Nos regalamos un chocolate caliente que nos entonó y cuando ya se había hecho de noche decidimos regresar a nuestro hogar de Liliput.


Mientras preparamos la cena la presentadora de las noticias de la noche entrevista a viajeros que especulan en TV1 sobre las relajadas costumbres sexuales de las madres de los controladores aéreos, que han montado un bollo de mucho cuidado coincidiendo con el puente.

Esta es una mesa vacía y triste.

Esta es la misma mesa, pero con más entidad



Incluso los volátiles duendes del vino confieren cierto aspecto difuso al movimiento de las extremidades superiores del personal.
Sobre las doce de la noche comienza a llover con fuerza y durante treinta horas, no exageramos en absoluto, ya no deja de llover un solo instante.


El domingo nos levantamos pensando que la copiosa lluvia habrá derretido la nieve, pero no, esta es la imagen desde nuestro pequeño y confortable salón.
En medio de ese aguacero insistente no es posible hacer planes de desplazarnos a ningún sitio. Afortunadamente recibimos la inesperada visita de unos familiares que regresan de viaje y aprovechamos para comer juntos.

LA CABAÑA
Como la climatología nos impide desplazarnos a visitar Zamora, como teníamos previsto, os mostramos la cabaña en la que nos alojamos.


El complejo formado por cabañas de diversos tamaños se denomina Cabañas Maleixas y está situado en Mercado del Puente, en la carretera que desde Puebla de Sanabria conduce al Lago de Sanabria.
El Lago es de origen glaciar con una naturaleza y paisaje espectaculares. Abundan los complejos hosteleros y es fácil alquilar apartamentos y cabañas de madera en los pueblos de Vigo de Sanabria, Galende, Ribadelago, Trefacio, etc.
Las carretras están en buen estado y desde primavera son fantásticas para recorrerlas en moto. Proliferan asimismo las rutas de senderismo.



Volviendo a la presentación de nuestra cabaña, la encontramos muy cómoda y limpia. Disponía de dos habitaciones. Una con dormitorio de matrimonio y la otra con dos camas, salon-cocina, baño con lavabo y ducha. El servicio es independiente y está situado en el otro extremo.

Dispone de agua caliente y calefacción, que se alimentan desde el edificio de recepción y que funcionaron expléndidamente durante nuestra estancia. Cuenta asimismo con todo el utillaje necesario a excepción de toallas, pero esta circunstancia la advierten claramente en la página web. Observen los sagaces lectores la sobriedad de la "mesilla de noche".

El precio para las de 4 plazas es de 65 €/dia. Era la primera vez que utilizamos un alojamiento de este tipo y nos ancantó la experiencia.

El lunes amaneció igual que el domingo, diluviando. A pesar de ello, desde la ventana de la cocina comprobamos como la nieve aún no se había fundido.


Conforme a los planes previstos recogimos a primera hora y nos dirigimos hacia la autovía en dirección a Galicia. Paramos para hacer las últimas fotos de Puebla de Sanabria, con el Río Tera crecido por el aluvión y cuando tomamos la rotonda de acceso a la autovía nos despidieron unos despreocupados ciervos.
Hasta pronto.




















































































5 comentarios:

TOOFAST dijo...

Vaya fotos...la verdad es que estos paisajes merecen el riesgo. Que maravilla. Conozco parte de esa zona, estuve en Sanabria, viendo el lago con la moto, pero casi no paramos, fuimos a las Medulas y dormimos en Orense... De esta guisa invernalk es un espectaculo aun mayor...

Freebird dijo...

Guapa crónica y mejores fotos! alucinante los paisajes blancos. Conozco Sanabria de pasada hacia As Burgas hace ya unos años, pero más delito tiene no conocerla después de haberme tirado tres años trabajando en Zamora, si es que...

Un abrazo.

P.D.: espero verte pronto, pero esta vez en moto ;-).

BRUJILDA: dijo...

Bonita crónica y fantástica cabaña.
¡Que envidia!.
Y además cuanta nieve. Un paisaje fantástico.
Aquí en Zamora nevó un par de días antes del puente pero, no llegó a cuajar. Y tengo unas ganas de ver la ciudad nevada...
Si algún día venís a Zamora, os recomiendo que vayáis, además de a tapear por los locales típicos, a comer churrasco y chorizo a las Bodegas del Perdigón. A mi la que mas me gusta es la de los Yugos (Tengo un enlace en el blog).
De todos modos, si os acercáis, aquí estoy para cualquier consulta ¡vale!
Saludos.

Dylan dijo...

Magnifica e corajosa viagem! Que fotos deslumbrantes!
Conheço bem P. de Sanabria mas ainda não tive oportunidade de visitar o Lago.

yamajos dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios y por los elogios a las fotografías, cuyo modesto mérito compartimos.
Siempre llevamos cada uno nuestra cámara para sar rienda suelta a la vena japonesa, je je-

Hoy llegó el amortiguador trasero y el lunes quedará instalado, esperamos que dure como el original, otros 130.000 km.
Gracias nuevamente a todos/as y permitidnos dar la bienvenida a DYLAN, o irmao de Portugal, país que tanto queremos e tanto gostamos de visitar.